Fiasco de la ley para reducir los plazos de pago

Estándar

Supongo que el haberme “criado” profesionalmente en Alemania, me hace especialmente negativa al valorar la actitud de las empresas españolas (no entro a valorar el sector público…), a la hora de pagar sus facturas.

Para ir ajustando los plazos de pago de España con los europeos y aumentar la productividad de nuestro país, ya en Julio del 2010 se publicó la ley 15/2010 que establecía los pagos legales entre empresas, y determinaba para el 2013 que los pagos debían hacerse a 60 días. Se establecía un período transitorio para ir reduciendo los plazos desde 2011 hasta 2013.

Podéis ver el contenido íntegro de la ley en el BOE.

A fecha de hoy el resultado de esta ley, siempre desde mi punto de vista basado en mi experienca laboral, se puede considerar un auténtico fiasco. Sin embargo, todos los directores financieros recibimos estudios que dicen que los plazos de pago se están reduciendo…, cuando en nuestras empresas vemos claramente que cada vez se dilatan más.

Probablemente en la teoría se hayan reducido los plazos de pago (las facturas salen impresas quizá con menores plazos de pago) pero en la práctica (cuando entra el dinero en el banco) se están aumentando considerablemente, primero por la crisis que está debilitando terriblemente la tesorería de las empresas, y segundo porque no se están tomando medidas contundentes para que se cumpla la ley.

Si en una empresa los clientes no pagan en 75 días como marca la ley para el año 2012, ¿qué va a hacer el empresario? ¿demandar al cliente para que le pague antes? La respuesta obviamente es NO, pues al momento dejará de comprarle. No conozco ninguna empresa con sanción por pagar fuera de plazo de la ley, por lo que en España el que paga tarde tiene total impunidad.

Por desgracia muchos empresarios lo están pasando mal en este momento, pero muchos otros se siguen aprovechando de esta actitud pícara, tan nuestra, y se aprovechan de la excusa de la crisis para demorar los pagos, lo que implica horas y horas de trabajo perdidas en reclamaciones semanales para que la deuda se pague, impresión de papel en cartas de reclamación y un largo etc que hace que la productividad caiga en picado.

En otros países del entorno, como por ejemplo Portugal, la situación es aún peor, podría daros ejemplos de clientes que para pagar mil euros envían 10 cheques de 100 euros cada uno y que solicitan aplazar el pago cada semana. Eso sí, como dice nuestro refranero, mal de muchos consuelo de tontos…

Creo que es responsabilidad de todos los directores financieros “cambiar el chip” y no vanagloriarnos porque pagamos tarde a nuestros proveedores y así mejoramos nuestro cash flow. Si todos empezamos a cumplir los plazos de pago acordados y marcados por la ley para el 2013 en 60 días, nuestro país mejorará considerablemente su productividad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s