Lágrimas en el despacho

Estándar

Lágrimas en el despacho

Hoy me he acercado por primera vez a las instalaciones de ESRADIO. La idea era que me hicieran una entrevista que se emitirá este fin de semana y quedara después liberada para volver al trabajo, pero como estaba en un estudio con otras personas, algunas conocidas, y teniendo en cuenta que al ser yo la primera del programa todos ellos me habían escuchado, por cortesía decidí quedarme hasta el final del programa y escuchar yo al resto de entrevistados.

Y fue una gran decisión porque pude conocer, entre otros, a Javier Galué, que nos invitó a reflexionar sobre las lágrimas en la oficina. Se le quedó muy corto de tiempo el programa, y espero que pueda continuar hablando sobre este tema porque me parece muy interesante ponerlo sobre la mesa.

¿Cómo reaccionan los directivos en las empresas cuando llora un empleado, y cómo reaccionan los compañeros? ¿Se enseña en la Universidad, o en los másters de RRHH, o de alta dirección cómo reaccionar ante las lágrimas de un compañero, de un subordinadoo de un jefe? ¿Está bien o mal visto llorar en la oficina? ¿Hay role plays, igual que los hay para negociación de subida de sueldo?

Los sentimientos de las personas en las empresas es un tema que me apasiona y que he querido reflejar en el libro RRelatos HHumanos. No se estudia nada en la carrera, y realmente es lo que mueve a las personas a dar lo mejor o lo peor de sí mismos, en la vida y en las empresas. Lástima no haber tratado este tema en el libro en primera persona, todo llegará…

A lo largo de mis años de carrera profesional he visto llorar muchas veces, tanto de alegría como de pena. En los últimos, con la crisis, mucho más de pena, para qué engañaros…

¿Qué sienten los que lloran? ¿Sienten los empleados vergüenza cuando lloran, se sienten vulnerables, o por el contrario lo utilizan como arma de doble filo para descolocar al que tienen delante? ¿Y el directivo, se atreve a llorar?

La respuesta como siempre que se habla de personas está clara: depende de la persona, del entorno y del momento.

Culturalmente al hombre se le ha enseñado a no mostrar sus sentimientos, y desde luego a no llorar! No vayan a tacharle de débil y otras muchas más cosas… La mujer no ha sentido tanta presión en su formación humanística, pero en las empresas, ay, ahí es otra cosa… Se las ha tachado de debilonas, o por el contrario de buscar con las lágrimas lo que no consiguen con sus acciones. Con el paso de los años, empieza a estar bien visto que el hombre alguna vez se muestre sensible y vulnerable, es más cercano, pero y en las mujeres, ¿se ha cambiado la percepción en estos años?

Vamos primero al terreno personal…

Yo a mi padre en toda mi vida solo le ví llorar dos veces, cuando murió su madre, mi abuela, siendo yo una niña (me impactó muchísimo, nunca olvidaré mi sorpresa…) y luego cuando murió su mujer, mi madre. Esta segunda vez no me impactó, yo era adulta y sentía también una grandísima pena que con el paso del tiempo en lugar de desaparecer, he aprendido a convivir con ella y cada vez es más grande. Mamá, cuánto te echo de menos…

A mi marido solo le he visto llorar de alegría dos veces, una por cada nacimiento de nuestras dos hijas. Y es que traer una vida al mundo emociona y mucho. Eso sí en algunas películas me dice que se emociona…

Y yo… pues a mí me da vergüenza llorar en público y me prodigo poco, aunque si lo necesito no me corto. Es una sensación rara, porque os reconozco que en privado me encanta llorar, me desahoga muchísimo y lo recomiendo como la mejor de las terapias. Pero nada de sollozos, la terapia solo es efectiva si se llora a moco tendido, las lágrimas quemándote la piel… es una sensación única.

En el terreno profesional…

Una vez al principio de mi carrera, exploté de puro estrés, y me vió un jefe llorar, y desde luego no supo actuar, sentí que estaba incómodo, no me supo apoyar, lo único que yo sentía es que él quería que parara de llorar, pero era evidente que no tenía interés en saber por qué lloraba que realmente era lo que yo quería compartir.

Pasó el tiempo, y en las empresas en las que he trabajado, las lágrimas que más comparten conmigo son sobre temas personales, enfermedades de familiares, problemas de pareja, conflictos con compañeros, con hijos. Me siento a su lado y escucho, así les ofrezco mi apoyo y espero ser de alguna ayuda. Siempre acabamos abrazados, mi cuerpo me pide contacto para transmitir mi empatía. No sé si me cuentan sus penas como compañeros o como empleados. Se sinceran mucho más las mujeres que los hombres, esto del género une mucho. Se desahogan y vuelven al trabajo aliviados. El trabajo, el pensar en otras cosas, les calma.

Cuando las lágrimas son sobre temas laborales, hago lo mismo escuchar y tratar de entender sus problemas, y sobre todo intento entender cómo se sienten. Creo que mi propia tranquilidad en ese momento les relaja, o al menos así me lo explicó alguno años después. A lo largo de los años me han dicho que escucho bien. Al principio me extrañó porque yo hablo mucho e interrumpo con preguntas, pero lo cierto es que pongo mi atención plena a cómo se sienten y al por qué de sus llantos, que muchas veces no me saben explicar.

Lo más curioso es ver cómo reaccionan otras personas a mi alrededor cuando las lágrimas de uno las vemos varios a la vez. Algunos personas (más hombres que mujeres) se quedan descolocados, no saben cómo actuar. Se ponen nerviosos. Otros apoyan, o al menos eso parece, porque luego te cuentan que no entienden esa reacción y critican su debilidad.

En mi despacho siempre hay pañuelos de papel (bueno directamente un rollo de papel de cocina), y cuando nos mudamos de oficina al concepto open space (que me daría para otro post), al arquitecto solo le pedí una cosa, que hubiera una sala totalmente cerrada, pensé yo para temas confidenciales y sobre todo para que el que quisiera pudiera llorar sin vergüenza y libremente.

Alguna vez esa sala ha sido efectiva… pero al final es en mi despacho acristalado donde sigo recibiendo las lágrimas, y es que tú puedes querer adelantarte y pensar en todas las situaciones, pero las lágrimas aparecen en el lugar más inesperado y sobre todo cuando alguien quiere sentirse escuchado. De ahí que prefiera hablar de lágrimas en el despacho, mejor que en la oficina.

Seguiremos escuchando y leyendo a Javier Galué y sus lágrimas en la oficina. Gracias por la reflexión!

 

 

 

 

 

Anuncios

El Parlamento de los RRHH -> Nueva iniciativa de escRHitores

Estándar

parlamento-de-RRHH-Cartel 14.06.2018 - El futuro de la función de los RRHH

En más de una ocasión he escrito en este blog sobre equipos de alto rendimiento.

Y uno de estos equipos, es el de escRHitores en el que tengo la gran suerte de participar y que surgió espontáneamente por iniciativa de los autores de RRelatos HHumanos.

logo.escRHitores 22.03.2017

En escRHitores buscamos crear, compartir y difundir experiencias y contenidos de calidad que influyan e inspiren para conseguir que las organizaciones sean “más humanas”, un espacio donde quepa el desarrollo profesional y personal, a la vez que se refuerza la eficiencia y sostenibilidad de las mismas. Siempre fieles a nuestros valores: Generosidad, originalidad, proactividad, optimismo  y determinación.

En esta ocasión inauguramos actividad: El Parlamento de los Recursos Humanos, un espacio donde habrá posturas enfrentadas y participación de todos los asistentes.

El Parlamento de Recursos Humanos surge como punto de encuentro para profesionales del sector con el objetivo de servir de foro para el análisis y discusión en torno a temáticas que afectan a la función de Recursos Humanos.

Este encuentro se estructura en formato parlamentario para fomentar el intercambio de ideas y el debate. En esta primera edición, la iniciativa organizada por EscRHitores, Pérez-Llorca y DCH, la asociación internacional de Directivos de Capital Humano, contará con la participación de destacados nombres de mundo de la empresa y de los recursos humanos.

Fecha: 14 de junio

Hora: 18:30h – 20:00h

Lugar: Auditorio Pérez-Llorca. Paseo de la Castellana 50. Madrid

 


18:30h: Bienvenida y presentación

  • Juan Carlos Pérez Espinosa, Presidente de DCH
  • Luis Expósito, Director de RRHH de Mediaset y Líder de la Comisión Editorial de DCH

 


Más información e inscripciones: comunicaciones@orgdch.org

Puedes enviar tus propuestas de debate a: info@escRHitores.com

RRelatos HHumanos con “toque radiofónico” en el Centro de Arte de Alcobendas de la mano de Fran García Cabello

Estándar

Centro de Arte Alcobendas (anuncio)

Este jueves 7 coincidiendo con la Feria del Libro de Madrid presentamos RRelatos HHumanos en el Centro de Arte de Alcobendas.

Contaremos con un moderador de excepción, Fran García Cabello, fundador y director del Foro de los RRHH, y buen amigo de los autores, que le dará el “toque radiofónico“.

¿Cómo ven los empleados y directivos las situaciones que suceden dentro de una empresa?

“Relatos Humanos” cuenta la historia de cómo viven los empleados y directivos la aventura de un negocio al que no le queda más remedio que adaptarse al cambio para no desaparecer. Es un libro que habla del Humano y no del Recurso; que habla de la vida real en una empresa, con sus sentimientos, ambiciones, frustraciones, soledad, lealtades y traiciones.

“…Consumida por la soledad a la que la abocan los continuos cambios para salvar al ente y no a las personas, intenta encontrar la salida esa directora de RRHH que tanto nos suena, Irene, la esposa y madre de familia que frivoliza sus relaciones en casa por falta de tiempo y tacto, la ejecutiva que come en fiambreras sin salir de la oficina, la amiga que va tragándose confidencias, la compañera a la que no le queda nada que compartir…”

Álvaro Romero Bernal – Cambio 16 –

El acto tendrá lugar a las 19 horas en el Centro de Arte Alcobendas, con entrada libre hasta completar aforo.

Dirección

C/ Mariano Sebastián Izuel 9
28100 Alcobendas, Madrid

 

El líder holónico

Estándar

El líder holónico actual

Cuando se habla del nuevo líder, se habla inevitablemente de generador de cambio, de estratega, de dotes de comunicación y siempre sale la visión holística del liderazgo. Una visión completa del líder que contribuye a definir la visión del grupo en el contexto de una determinada cultura y comunidad, a partir de su buen conocimiento del entorno y de la realidad externa en que el grupo opera.

No hay duda de que los organigramas de las corporaciones están cambiando, seguramente más despacio de lo deseable para conseguir la ansiada estructura lean. Y cada vez sabemos de más empresas con organizaciones holocráticas.

La holocracia, según wikipedia, es un sistema de organización en el que la autoridad y la toma de decisiones se distribuyen de forma horizontal en lugar de ser establecidas por una jerarquía de gestión. El concepto clásico de jerarquía con autoridad delegada del líder, se diluye hacia una jerarquía con autoridad distribuida y compartida entre los trabajadores (Bernstein et al., 2016). Esta estructura parece ser bien acogida por los millenials. Sin embargo también ha recibido críticas pues en la práctica, las jerarquías que parecen difuminarse en los organigramas oficiales, surgen en los nuevos círculos de trabajo.

A mí particularmente me resulta atractiva esta estructura holocrática junto con la visión holónica del líder.

El término holón fue acuñado por el filósofo alemán Koestler en “El espíritu de la máquina” (Koestler, 1967). La palabra holón, etimológicamente proviene de los vocablos griegos “holós”, que significa total y del sufijo “on” que significa parte. La visión holónica de una estructura describe las partes componentes en tanto que cada una se puede considerar al mismo tiempo un todo por sí misma, pero también es parte de una entidad más amplia donde está inserta.

Así es como concibo yo al líder actual, un líder holónico, una parte vital de la empresa y a la vez un todo como persona. El líder holónico debe saber cuándo es líder y cuándo seguidor, dependiendo del proyecto en el que esté integrado. Debe saber proteger sus propios intereses al igual que los de su equipo y su empresa.

Y las organizaciones tan preocupadas en el pasado por que el líder encajara con su parte “on” en la cultura, ahora cada vez más necesitan conocer la parte “holós” del líder para motivar y fidelizar al mejor talento. Los intereses personales del líder, que como ya fijaba la teoría de la agencia hace tiempo (Ross, 1973) pueden distar, y mucho, de los propios intereses de la empresa.

Al final hablamos siempre de lo mismo con otros nombres, humancentric, la persona en el centro de las organizaciones. Y el líder holónico es, desde mi punto de vista, su máxima expresión.

 

La FP, esa gran desconocida y denostada

Estándar

Aniversario Islas Filipinas 50 años.jpg

La semana pasada el IES Islas Filipinas de Madrid celebraba sus 50 años de historia, una historia muy interesante pues el edificio nació para ubicar a la Escuela Nacional de Artes Gráficas.

Mi relación con el centro no viene desde hace tanto, pero sí trabajo con ellos desde hace más de 10 años acogiendo en mi empresa a sus estudiantes en prácticas de la formación profesional, en concreto de las familias de administración y gestión y de comercio y marketing. En estos años hemos dado más de 13.000 horas de formación, de las que me siento especialmente orgullosa y varios compañeros hoy en plantilla en la empresa han pasado por nuestras instalaciones como estudiantes hace años.

Y eso que la FP siempre ha sido la gran denostada (recordad que cuando éramos pequeños el que no valía para los estudios tenía que hacer FP frente al que valía que iba derechito a la universidad). En España aún hoy se valora mucho la titulitis pero poco los conocimientos ganados con la práctica. Yo que soy FP dual en Alemania, siempre he reivindicado la figura del aprendiz que en España nos hemos empeñado en hacerla desaparecer cuando nuestros padres convivieron felizmente con ella. Me encanta ir a Alemania a la carnicería y ver el diploma del carnicero. Hay muchos oficios que necesitan profesionalidad, y para eso hace falta ser aprendiz antes.

El aprendiz tiene que aprender haciendo. No hace falta darle sesiones de formación teórica interminables (para eso ya ha pasado por la escuela), pero tampoco hay que explotarle en trabajos poco cualificados. En Alemania aprendí bien lo que significaba este equilibrio perfecto teórico-práctico, y ojo que allí también se abusa de los estudiantes (los llamados “Lehrlings”, los que aprenden, que jocosamente reciben el nombre de “Bierlings“, los que van a buscar cervezas que es equiparable a nuestro “los que hacen las fotocopias y el archivo…”).

Las opciones de la FP son muchas, los accesos a la FP también variados (link con más info), y el mayor atractivo hoy pienso que es precisamente la posibilidad de hacer las prácticas en empresas, cuando en España aún no está establecida con fuerza la formación dual. Y no olvides que siempre puedes continuar formándote, si te gusta estudiar tras una FP puedes saltar a una carrera universitaria que aprovecharás aún mejor con tus conocimientos prácticos.

acceso-fp

Para las empresas estas prácticas también nos son muy útiles, nos permiten conocer a los posibles futuros empleados en condiciones óptimas, ver cómo aprenden, cómo se relacionan con sus compañeros, sus valores, su actitud…

Y precisamente de actitud versaba la conferencia que dí el pasado jueves en el aniversario del IES Islas Filipinas. Me preguntó uno de los alumnos qué buscaba cuando contrataba a alguien y no tuve duda, las aptitudes técnicas las doy por hecho, lo que busco es actitud. Actitud de aprendizaje, compañerismo, proactividad, iniciativa y eso en una entrevista no es tan fácil de observar, por eso unas buenas prácticas de FP pueden ser su gran aliada.

 

 

 

La voz discordante

Estándar

Ética y valores.jpg

En las últimas semanas el caso Cifuentes está trayendo de cabeza a bastantes personas.

Empezando por la propia Cifuentes, siguiendo por el rector de la Universidad y luego los equipos de cada uno de estos, para continuar con otros políticos que ya se están revisando el curriculum con lupa a ver si han puesto algo que no procede.

Por mi parte, con todo lo que tenemos encima en el país, el que la Cifuentes ponga un máster más o menos, sinceramente no me quita el sueño (ya me he acostumbrado a que miles de españoles mientan en su CV muy especialmente con su nivel “avanzado” de inglés) , pero sí me preocupa el trasfondo de la noticia. Y me surgen tres preguntas: ¿Tiene algún valor la ética hoy en día?, ¿conocemos aún su significado?, y ¿somos lo suficientemente valientes para ser la voz discordante cuando tenemos presiones para tener comportamientos poco éticos?

El caso Cifuentes pone de manifiesto la relevancia que aún en este país damos a “la titulitis” frente al conocimiento real. Si no diéramos tanta importancia a los títulos, no se habría formado todo este sarao.

No hay comida familiar en la que no salga el chascarrillo Cifuentes, si encima en tu familia hay muchos funcionarios, el escarnio es aún mayor. Porque los funcionarios que aún son firmes convencidos de lo público, están pero que muy dolidos con los políticos que no paran de congelarles el sueldo para seguir consiguiendo ellos contraprestaciones para sí mismos. Están hartos de los cargos políticos a dedo que no tienen pajolera idea de su función.

A mí no me preocupa la Cifuentes y que ni ella ni su partido hayan sabido gestionar esta crisis, tampoco me preocupa el rector de la URJC que ha estado muy mal asesorado. A mí lo que me preocupa es la falta de valores que cada día es más evidente en nuestra sociedad y llega a todas las esferas. Me preocupa que nuestros jóvenes nunca se han preguntado cuáles son sus valores personales cuando considero que es un ejercicio que toda persona debería hacer y revisar periódicamente.

Valores.jpg

Estoy segura que alguien pensó en algún momento que ese master de la Cifuentes no era justo (por no decir que no era cierto, eso aún tiene que demostrarse). Si el resto de estudiantes tiene que acudir a clase, por qué la Cifuentes podía conseguirlo sin ir a clase o sin TFM (algo muy habitual en las universidades por cierto)? Y me pregunto si ese alguien, se atrevió a expresar sus dudas en alto. ¿Cuáles habrían sido las consecuencias de ser la voz discordante? Eso es lo que me preocupa, el que cada vez cuesta más decir lo que no consideramos correcto sin salir mal parado.

Me preocupa la endogamia de la universidad pública, que vivo a diario en mis carnes cursando mi doctorado pero que sin embargo la mayoría de profesores me niegan cuando las cifras dicen todo lo contrario como denuncia hoy El Mundo.

Endogamia universidad

Los políticos se cuelgan masters que les faciliten luego poder dar clases en la universidad. Las revistas científicas te obligan a citar artículos publicados en sus revistas…

Me preocupa que ya no sabes qué creer con la cantidad de noticias falsas que circulan. Me preocupa cuando se otorgan premios donde para recibirlos hay que pagar dinero, bien comprando publicidad en las revistas que promueven los premios o pagando para poder entrar en la gala de los premios. Y me preocupa que se sabe y no se hace nada para evitarlo.

Me preocupa que se otorguen premios a clientes como pago de sus servicios, o a conocidos que nos pueden facilitar cosas. Las presiones que se reciben son enormes y no siempre es fácil identificarlas como afirmaba el rector de la URJC en su entrevista a EFE. Aunque yo siempre he visto voces discordantes que identifican esas presiones, pero a las que no se quiere escuchar. No son voces cómodas.

Y sobre todo me preocupa que la voz discordante se vea como una voz enemiga en lugar de preguntarnos por qué piensa diferente y agradecer su valentía.

Si en los consejos de administración, en los comités de dirección, se habla de las bondades de libertad de pensamiento para enriquecer al grupo y maximizar valor al accionista, las voces discordantes deberían ser muy bien apreciadas. Por desgracia no es esa mi experiencia, como no pienses como los demás, tendrás problemas. Así no es de extrañar que al final la mayoría desista a hablar claro y denunciar las malas praxis que pueda encontrar por su camino. ¿Es esto lo que queremos?

 

 

 

 

¿Está preparado el sector Retail para los fraudes con la nueva VISA VCR en vigor desde el próximo 15/04/2018?

Estándar

VISA

15 de Abril de 2018. Esa es la fecha en que entra en vigor a nivel mundial la nueva VCR – VISA Claims Resolution, después de varias demoras  porque el sector no estaba preparado.

Cualquiera que trabaje en Retail, y muy especialmente con el comercio electrónico, teme los impagados, las devoluciones de los pagos realizados con tarjeta de crédito. Muchos ni siquiera disponen de esta información, no pueden conseguirla de forma sistemática en sus programas informáticos y así es muy difícil evitar al caradura que crea varias cuentas de email para llevarse sus compras gratis. Hay auténticos profesionales del fraude en el comercio electrónico. Como los importes fallidos de cada operación son muy bajos, muchas veces a las empresas no les compensa ni el control adicional que tendrían que realizar, ni las modificaciones en sus sistemas informáticos, de forma que acaban asumiendo estas pérdidas como algo inherente al negocio. En el mundo se mueve a nivel global una cifra importante de estos fraudes, el informe Nilson aventura estimar la friolera de $ 50 mil millones para el año 2025.

La resolución de reclamaciones de VISA (VCR) tiene los siguientes objetivos:

  • Mejorar el tiempo de resolución de la devolución de un cargo
  • Reducir disputas inválidas
  • Cambios en las pruebas / evidencias
  • Simplificar la codificación de los motivos de devolución

Los plazos de resolución de una disputa actualmente eran muy largos. Con la nueva VCR, VISA gestionará las reclamaciones de forma digital y  los plazos se acortan. Según las reglas actuales, los bancos tienen entre 45 y 100 días para procesar disputas, en comparación con solo 15 días para los retailers. Gracias a los procesos digitales introducidos en VCR, los bancos pueden reducir ese tiempo a tan solo 20 días. Pero para el retailer, no tengo claro que vaya a significar necesariamente una mejora, pues los plazos de respuesta se reducen, pero también se hace más inflexible, para un caso de disputa que ya haya sido presentado, o para cualquier caso que haya expirado, no se podrán presentar pruebas/evidencias nuevas ante un fraude. No habrá excepciones.

Para poder reducir las disputas inválidas, VISA establecerá dos tipos: asignación o colaboración.

Asignación implica devoluciones de cargo relacionadas con fraudes o falta de autorizaciones, se procesan automáticamente por VISA que verificará si:

  • ¿Se inició la disputa dentro del plazo permitido?
  • ¿La disputa de fraude fue una transacción autorizada por 3D Secure?
  • ¿Se ha reembolsado la transacción?

Si la disputa cumple con alguno de estos criterios, Visa puede bloquearla, evitando que se convierta en una devolución de cargo. Se espera así reducir las devoluciones de cargo. VISA estima entre un 60% y un 80% de las disputas serán de tipo asignación. Si el retailer no tiene habilitado herramientas de seguridad del tipo CVV, AVS y 3D Secure, el retailer será responsable de estas disputas y por tanto asumirá el impagado.

Por otro lado las disputas asignadas por VISA como colaboración, siguen el mismo proceso que en la actualidad, pero se asocia específicamente con los códigos de motivo de disputa no relacionados con el fraude. El retailer deberá defender estas devoluciones de cargo con las pruebas/evidencias (ej. el conforme de entrega de la mercancía firmada por el cliente).

Los retailers tendremos que prepararnos para la nueva VCR. Entre otras cosas, necesitaremos estandarizar procesos de documentación para poder recopilar rápidamente las pruebas/evidencias necesarias para responder a las disputas antes de la fecha límite (ej. obtención rápida de conformes de entrega, en caso de comercio electrónico). También necesitamos implementar herramientas antifraude (AVS, CVV, 3D Secure, etc…). Esto implica un coste y un tiempo de implementación.

¿Tenemos los retailers la infraestructura necesaria y el personal formado para acometer estos cambios? Sin temor a equivocarme, creo poder afirmar que no. Pero sinceramente tampoco sé si tendrá un impacto muy grande, pues como empecé este post, hay pocas empresas que actualmente estén realizando estos controles de forma estricta.